Tartamudez adultos Clínica Abla

Sacar voz tras una laringectomía total

¿Cómo nos sentiríamos por un momento si nos privaran de la capacidad de hablar? Nos resulta complicado imaginarnos cualquier situación de nuestra vida cotidiana sin nuestra voz, por eso es tan importante la rehabilitación para las personas que se han visto sometidas a una laringectomía total.

El objetivo de la rehabilitación vocal en este tipo de pacientes es encontrar una fuente de voz apropiada para cada paciente, adaptándonos a sus secuelas postoperatorias, historial médico, motivación y/o afectación psicológica; y por supuesto, la calidad de voz que debe conseguir para enfrentarse a sus ambientes cotidianos.

Nos encontramos con tres métodos alternativos para conseguir voz tras una laringectomía total:

– El método del eructo o voz esofágica, donde se trabaja con la presión intraoral (el aire que hay dentro de la boca) que se dirige al esófago para producir voz. Es la técnica más empleada pero la que más aprendizaje requiere.

– Con prótesis traqueoesofágica, es un tubo pequeño y cilíndrico que el cirujano inserta en la tráquea en la intervención. Es una voz muy similar a la de las cuerdas vocales; ya que usa el aire respiratorio. El paciente debe inspirar y taparse el estoma cuando quiera hablar para que el aire pase a través de la prótesis, y ésta al abrirse, haga vibrar el esófago.

– Diferentes prótesis externas, son fuentes vibratorias que emiten un sonido cuando el paciente la enciende al tiempo que articula los sonidos. Suelen tener un aprendizaje rápido pero la voz que emite puede resultar demasiado robótica. La prótesis más común es el laringófono, se dice que es una prótesis cervical pues se coloca en la parte anterior del cuello para emitir voz.

Muchas veces, se recomienda aprender al menos dos métodos de voz, ya que si uno falla, se podría usar el sistema que tengamos como alternativo. Por ejemplo, se pueden combinar la voz esofágica y las prótesis externas; los pacientes que han aprendido a usar la voz de esófago, pueden disponer de un laringófono para comunicarse con mayor facilidad en ambientes ruidosos.Por supuesto hacer un estudio pormenorizado de la historia de nuestro paciente nos ayuda a hacerles más fácil sus situaciones comunicativas.

Patricia C. Sánchez García.
Logopeda clínica. Col. 28/0333